PROCEDIMIENTO DE RECUPERACION FÁBRICA DE LADRILLO
FACHADAS CUARTEL DEL CONDE DUQUE
Calle Cuartel del Conde Duque. Madrid
Contrata principal CABBSA

Durante las obras encaminadas a la renovación de las fachadas del edificio del Cuartel del Conde Duque, la Dirección Facultativa de la obra nos consultó la posibilidad de recuperar las fábricas de ladrillo existentes tras el revestimiento de revoco rojo colocado en las reformas del edificio de primeros de los años 80.

Los muros exteriores del cuartel están ejecutados mediante ladrillo macizo de tejar, y tienen un espesor variable de entre 2 y 3 pies. Estaban revestidos por un revoco de cal a la madrileña, con fingido de sillares, sobre un mortero de base con cemento, cal y arena de río.

art2

Las fachadas interiores presentaban algunas zonas en las que se había mantenido la fachada original de fábrica de ladrillo,conjugándose con otras partes del patio en las que el mismo revoco de la fachada cubría los paramentos.

art4

Con el fin de comprobar la posibilidad de recuperar el ladrillo existente bajo el revestimiento se optó por la realización de una muestra de unos 5×5 metros para que tanto la Dirección Facultativa como la Propiedad del edificio pudieran evaluar la idoneidad de la modificación del Proyecto.

art6

 

Con el fin de comprobar la posibilidad de recuperar el ladrillo existente bajo el revestimiento se optó por la realización de una muestra de unos 5×5 metros para que tanto la Dirección Facultativa como la Propiedad del edificio pudieran evaluar la idoneidad de la modificación del Proyecto.

Tras la realización de la muestra, tanto la Propiedad como la Dirección Facultativa estuvieron de acuerdo en la recuperación de la fábrica original utilizando el siguiente procedimiento:

1. Demolición del revestimiento

El proceso de picado se hizo mecánicamente, utilizando pequeños martillos picadores manejados por personal especializado con el fin de no deteriorar excesivamente el soporte.
Aun así, y como no puede ser de otro modo, al demoler la capa de mortero que se encontraba adherida a la fábrica de ladrillo, una parte de las piezas cerámicas se desprendía con el propio ladrillo, obteniéndose una superficie muy irregular y heterogénea.

art7

art8

art9

Se pudo comprobar que en las zonas en las que el revestimiento tenía mas composición de cal en la mezcla, la fábrica resultaba menos dañada que en aquellas zonas en las que era el cemento la composición predominante del mortero.

2. Retacado de ladrillo.

Una vez realizado el picado, la siguiente operación consistió en sustituir las piezas que se encontraban excesivamente dañadas por nuevos ladrillos de tejar similares a los existentes.

Para ello se realizó una búsqueda ente distintas fábricas de ladrillo artesanal para localizar una muestra en la que el color de la arcilla y la proporción de árido existente fuera lo mas parecido al ladrillo original. Esta fábrica se localizó finalmente en Toledo, y se encargó la
fabricación de piezas de ladrillo con las mismas dimensiones que los ladrillos originales de los muros del cuartel.

Para el recibido de los ladrillos se intentó evitar cualquier mortero que pudiera aportar sales a la fábrica, así como evitar unas resistencias excesivas que no resultasen compatibles con los elementos que conformaban la fábrica original. Para ello se optó por la utilización de un mortero mixto de cemento, cal y árido seleccionado, completamente compatible con los materiales existentes, y con una resistencia similar al mortero de sentado original del ladrillo.

El porcentaje de ladrillos sustituidos fue variable en función del estado de la fábrica tras el proceso de picado de los revestimientos, pero osciló entre un 12% y un 18% del total.

Dado que el aparejo de la fábrica era a tizón o “a la española”, se procedió a cortar los ladrillos por la mitad, de tal forma que en la operación de retacado se colocaban piezas de 12×12 cm de ladrillo, lo que preserva el carácter estructural del muro al volver a dotarle de la solidez necesaria para la función que desempeña. Se tuvo especial cuidado en no rellenar los últimos 2 cm de las llagas de la fábrica con el fin de realizar un llagueado homogéneo con posterioridad.

3. Fresado de la fábrica.

Una vez realizado el retacado ya disponemos de una fábrica sólida, con todas sus piezas, pero con una superficie muy heterogénea en la que existen ladrillos con la superficie deteriorada por la operación de picado y con restos de cemento incrustados en su capa superficial, conviviendo con ladrillos nuevos. Para obtener una superficie homogénea se recurre al “fresado” de la totalidad de la superficie con el objetivo de rebajar los primeros milímetros de los ladrillos y buscar esa capa interior en buen estado que permitirá dar a la fachada el aspecto homogéneo que requiere.

Hay que recordar que estamos trabajando con ladrillo de tejar, cocido en horno tradicional, y en los que no existe una capa exterior que tenga propiedades diferentes de las capas interiores, como si sucede con los ladrillos de fabricación moderna. La capa de corte de un ladrillo de tejar es igual o mejor que las capas exteriores del mismo.

4. Rejuntado completo.

Tras el fresado se procede al vaciado de las llagas del ladrillo manualmente para poder realizar un relleno de las mismas de forma homogénea, con un espesor no inferior de 8 mm para que no se produzca un desprendimiento del mortero de llagas y tendeles con el paso del tiempo. Para proceder al llagueado se empleó un mortero mayoritariamente de cal, con algo de cemento para dotarle de más resistencia y una puesta en obra más adecuada, árido seleccionado de 1 mm. y pigmentos minerales para obtener el color aprobado en las muestras realizadas. El llagueado se realizó enrasado con los paramentos del ladrillo, sin rehundir.

5. Limpieza de la fábrica.

Tras el llagueado se procede a lavar la fachada para limpiar los restos de mortero de la superficie del ladrillo utilizando para ello una máquina hidrolimpiadora a baja presión y un limpiador de base ácida.

6. Tratamiento de protección.

Tras el proceso de limpieza es importante aplicar a la fábrica un tratamiento que mejore su resistencia a los agentes atmosféricos que es uno de los puntos débiles de las fábricas de ladrillo de tejar debido a su alta absorción de agua. Para ello es importante aplicar un tratamiento hidrofugante a la totalidad de las fábricas, que reducirá la absorción de agua de lluvia minimizando los daños por heladas y reduciendo el ensuciamiento de las mismas ya que es el agua la que vehiculiza el depósito de contaminantes en los revestimientos.

Como tratamiento complementario a la acción hidrofugante, y dado que la gran parte de los ladrillos son antiguos, se consideró interesante aplicar un tratamiento consolidante con el fin de mineralizar la masa de los ladrillos y del mortero de llagueado de los mismos.

Para ello se procedió a aplicar un tratamiento de consolidación e hidrofugación mediante un solo producto denominado “cóctel de Bolonia”, que conjuga las propiedades hidrófobas de los silanos, con la acción consolidante de las resinas acrílicas, todo ello vehiculizado a través de un solvente de bajo peso molecular para asegurar la elevada penetración del sistema en la masa de la fábrica de ladrillo.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

El resultado es una fábrica de ladrillo homogénea y recuperada, en la que para ojos expertos se pueden distinguir los ladrillos originales de los ladrillos nuevos, pero que en el conjunto queda perfectamente integrado.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Igualmente, se procedió a la recuperación de los arcos, de los dinteles y arcos de descarga que existían en las fábricas originales.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Tanto les gustó el acabado de las fábricas que en el interior de uno de los edificios se ejecutaron arcos con ladrillo nuevo, con la misma disposición que los antiguos.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Peligros de la recuperación de ladrillo.

En una primera fase de la obra, anterior a nuestra actuación en la obra, otra empresa ejecutó un paño de ladrillo con la intención de renovar la fábrica. Dicha fábrica no se encontraba revestida, por lo que la intervención era mucho más fácil que en las fachadas revestidas. No obstante tan importante es la teoría sobre la recuperación de las fábricas de ladrillo, como la técnica y el conocimiento profundo de los procesos.

Adjunto fotos de lo que no se debe hacer con una fábrica de ladrillo.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA

Otra de las particularidades de las fachadas de ladrillo recuperadas es que hay que tener claro que nivel de perfección se quiere tener en el nuevo muro de fábrica, porque siempre se van a distinguir los ladrillos nuevos de los antiguos, y aunque de lejos la integración se
puede conseguir, al observarlo de cerca se aprecian unos ladrillos con los bordes mas redondeados (antiguos), y otros con los bordes mas rectilíneos.

SAMSUNG DIGITAL CAMERA