Un problema común en las paredes y techos de muchos hogares y edificios son las humedades. Generan diversos problemas tales como el descorche de las paredes, la aparición de manchas, la pintura se estropea la pintura o papel pintado, etc. Lo principal en estos casos para decidir qué actuación seguir es descubrir el origen de la humedad, lo que en ocasiones es una tarea con bastante dificultad.

Existen diferentes tipos de humedad en las paredes.

Humedad de condensación

Humedad de condensación

Son las producidas por la condensación del vapor de agua contenido en el ambiente. Se trata de manchas de humedad con verdín en la superficie y que adquieren forma circular. Suelen darse en la cercanía de ventanas y mayoritariamente en zonas frías, poco soleadas y con un porcentaje de humedad en el ambiente elevado.

Este tipo de humedad no da lugar a confusiones cuando se produce en la superficie interior del cerramiento y ésta es impermeable; puesto que resulta un goteo inconfundible. Si dicha superficie es porosa, puede confundirse con capilaridad, filtración, humedad de obra e, incluso, accidental, según su localización, lo que obligará a un estudio de los gradientes de temperatura y la posible existencia de puentes térmicos. La confusión es más probable, sobre todo con las humedades accidentales, aunque su identificación es fácil cuando se trata de puentes térmicos, debido a su localización tan concreta.

Humedad por capilaridad

 Humedad por capilaridadPrincipalmente se producen en parkings, sótanos y plantas bajas. La humedad sube desde el suelo y mancha la parte baja de las paredes. También pueden aparecer en suelos.

En algunas ocasiones no es fácil identificarla. Los revestimientos de los muros y de la zona baja de los muros pueden degradarse y llegar a desmoronarse como consecuencia de la acción eflorescente de las sales cristalizadas y vehiculadas por el agua capilar, sin que haya aparecido hasta ese momento mancha alguna que la delate. La altura capilar es mayor y más intensa en las fachadas orientadas al norte. En las fábricas de poco espesor, el contenido de humedad es uniforme en toda su anchura, a diferencia de en muros más gruesos donde se incrementa levemente hacia su mitad, como consecuencia de la menor evaporación existente. En los paños ciegos, el volumen de humedad sueles ser constante en la parte central, mientras que decrece en las proximidades de las esquinas. Esta peculiar distribución sirve para distinguir las humedades de capilaridad de las de condensación, cuyo contenido decrece rápidamente hacia el exterior. En edificios antiguos, es común que con el tiempo se haya modificado por lavado la estructura capilar de los morteros, que se manifestarán especialmente sensibles a la ascensión de este tipo de humedad.

Humedad por filtración

humedades

Cuando la humedad es por filtración se genera humedad por la entrada de agua del exterior, escape de tuberías o falta de impermeabilización de zonas húmedas como baños y cocinas. A veces también se producen a causa de un mal aislamiento de las casas adyacentes.

Es obligado estudiar una relación causa-efecto, investigar los  hechos o circunstancias concurrentes antes o después de la aparición de la lesión y establecer el carácter periódico o permanente; la relación con fenómenos naturales o no naturales.

Se analizarán la diagnosis en las diferentes situaciones señaladas en cuanto a humedades por filtración en fachadas:

  • En huecos de ventana: la filtración por juntas constructivas o practicables es relativamente evidente, aunque es conveniente repasar meticulosamente los sellados reponiendo las zonas destruidas.
  • En los remates superiores: las filtraciones en albardillas y petos de terrazas no suelen ofrecer dudas, ya que difícilmente coinciden con otro tipo de humedad.
  • En los paños ciegos: puede confundirse con humedades de obra, condensación, capilaridad e incluso con humedades accidentales. Para ver las posibilidades de la filtración, habrá que conocer la porosidad de los materiales constitutivos de la fachada y, sobre todo, el coeficiente de absorción de la capa exterior. Además, se realizarán reparaciones puntuales en aquellos puntos conflictivos analizados donde encontremos existencia de grietas o fisuras, falta o defecto del material de acabado exterior, existencia de acumulaciones de agua importantes como jardineras, embalses, etc.
  • En todo tipo de relieves: en estas plataformas horizontales puede haber confusión con las llamadas “microcapilaridades”. Aunque éstas suelen permanecer en la capa exterior del cerramiento, mientras que las filtraciones tienden a penetrar hacia el interior del edificio. Puede ser necesaria una pequeña “cala” para observar el recorrido.