rehabilitación-energética

Una forma de generar empleo y crecimiento aumentando la calidad de vida, respetando el medio ambiente, sería la rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia.

Parece una aspiración imposible en un entorno marcado por la recesión, los recortes y el paro, pero el sector de la rehabilitación de edificios puede alcanzar esa meta si se apuesta por él.

Tal y como algunos expertos del sector han indicado, esta actividad podría crear cerca de 140.000 puestos de trabajo al año.

¿A qué nos referimos con rehabilitación energética?

En reformar los edificios para reducir su consumo de energía y sus emisiones de CO2 mediante el uso de materiales más eficientes, la mejora de los aislamientos o la incorporación de nuevas tecnologías.

Fue en el seno de la Unión Europea donde se dio el primer impulso a la rehabilitación energética cuando el  Parlamento de Estrasburgo aprobó durante 2012 una nueva directiva que pretende reducir un 20% el consumo de energía de aquí al 2020.  Se fijan una serie de objetivos para los estados miembros que deben cumplir en plazo. Los gobiernos tienen la obligación de renovar cada año el 3% de la superficie total de los edificios públicos. Del mismo modo, las eléctricas tendrán que presentar planes de ahorro, y las grandes empresas tendrán de someterse a una auditoría energética cada cuatro años.

Entre los atractivos de la rehabilitación energética, uno de los principales es que, a medio plazo, supone una alternativa interesante para el sector de la construcción que sufre las peores consecuencias de la crisis tras el estallido de la burbuja. Esta actividad sería capaz de reactivar el empleo y las empresas que cayeron entonces. Se podrían crear cerca 140.000 empleos al año en España. Para ello, sería necesario aumentar el número de rehabilitaciones anuales desde las 35.000 actuales hasta 200.000. Se puede reducir un 16% el consumo de energía con el uso de placas solares.

Además, apostar por estos proyectos trae un enorme ahorro de energía, que permitiría cumplir con los criterios medioambientales fijados por la Unión Europea. Con la instalación de placas solares, se podría reducir el consumo de calefacción un 80% y el consumo doméstico de energía en general, un 16%.

rehabilitacion energetica

Con reformas más integrales, la capacidad de ahorro puede seguir creciendo, como en el Palacio Europa de Vitoria, donde las reformas que se han realizado han permitido reducir el consumo eléctrico en un 70% y reducir su gasto en 130.000 euros.

No solo los edificios de viviendas pueden reconvertirse para hacerse más sostenibles. Los edificios públicos, oficinas, sedes de empresas y hoteles pueden y deben afrontar estas renovaciones.

Sin embargo, este cambio que debería ser fundamental, tiene que superar algunos obstáculos. Entre ellos, cómo conseguir la financiación y conseguir una conciencia favorable a la rehabilitación ya que el éxito va a depender de las comunidades de vecinos, pero de ellos trataremos en un siguiente artículo.